miércoles, 15 de abril de 2015

Palabra a palabra



      - Mamá, mi amiga Silvia no dice ratón, dice “latón”.
-   No pasa nada, Paula. Tenéis tres años. Dentro de poco Silvia dirá “ratón” y todas las palabras que tengan el sonido “erre” super bien.
De esa conversación han pasado cuatro años, pero recuerdo aquel día en el que mi hija mayor comenzó a hacerse consciente de su lenguaje. Y esa historia, con protagonistas diferentes, se repitió años más tarde con mi segunda hija. Y también a los tres años.
Y no, no es eso de que “de casta le viene al galgo”. El gen logopédico no se hereda, más que nada porque no existe… aunque molaría. Y tampoco mis churumeles son más listas de lo “normal” (fea palabra), simplemente es el momento.
Las primeras autocorrecciones o las primeras preguntas que los niños hacen sobre su propio habla suponen el inicio de la reflexión sobre el lenguaje (por ejemplo, cuando preguntan ¿se dice ponido?). El papel de esta reflexión aumentará y cobrará especial interés cuando se enfrenten al aprendizaje formal de la lectoescritura (Defior y Serrano, 2011)
Las habilidades de conciencia fonológica han sido y continúan siendo muy investigadas por su papel crucial en el aprendizaje de la lectura y de la escritura, sobre todo en las fases iniciales de este aprendizaje (National Early Literacy Panel, 2008; Thomson & Hogan, 2009). De particular importancia son las de conciencia fonémica, que son consideradas como uno de los pilares de la adquisición de la lectura. Sin embargo, si os acordáis de los niveles de Conciencia Fonológica, antes de llegar al trabajo en Conciencia Fonémica, hay unos cuantos pasitos previos. Paso a paso. Escalón a escalón.
 
Hoy nos vamos a quedar en el primer escalón. En la llamada CONCIENCIA LÉXICA.
Podemos decir, que la Conciencia Léxica es la habilidad para identificar las palabras que componen las frases y manipularlas de forma deliberada. MANIPULAR.
Una actividad tipo sería contar palabras: ¿Cuántas palabras tiene la frase? Lucía come manzanas. Tres palabras.
Estamos acostumbrados a enseñar el conteo de sílabas, pero lo hacemos menos con palabras o usualmente lo hacemos cuando leen y escriben y juntan palabras. Entonces sí nos preocupamos en que cuenten palabras.
Pero creedme si os digo que si trabajamos el nivel de palabra con nuestros niños de 3 años, los resultados pueden ser sorprendentes. Y para muestra un botón. Mirad a la seño Maribel trabajando el conteo de palabras en su clase de 3 años. Ya os contaremos los entresijos de esta actividad...

video

La semana que viene os propondremos otras actividades más allá de contar palabras, para el trabajo de este nivel, con MACOFON. Mientras tanto… ¿qué otras actividades de conciencia léxica haces en clase? ¿Qué otras se te ocurren?

3 comentarios:

  1. Me parece increíble ver cómo niñ@s de 3 años cuentan palabras. Desde mi práctica docente y habiendo trabajado previamente el conteo de letras y de sílabas, a la hora de contar palabras en una frase, algunos niños de 5 años presentan dificultades. De la misma manera que al intentar ordenar las palabras dentro de una oración. Por ello, considero muy valioso este método, no sólo para llegar a la conciencia fonológica sino también porque aprenden muchas otras cosas: vocabulario, secuencia lógica, comprensión lectora,... etc. Me parece fantástico vuestro trabajo. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  2. En mi aula de 5 años hacemos actividades de conciencia léxica cuando contamos las palabras en frases como por ejemplo: títulos de cuentos, títulos de canciones, títulos de noticias, frases en los cuentos ,etc . Además también ordenamos palabras dentro de frases.
    Me parece muy interesante trabajar la conciencia léxica desde los 3 años y me ha encantado el vídeo del aula de 3 años contando palabras ya que hay algunos niñ@s en 5 años que juntan palabras y no saben ordenar las palabras dentro de una frase.
    Se me ha ocurrido una actividad con tarjetas de diferentes colores sujetos en rojo, verbos en azul y complementos en amarillo construyan frases y luego contemos el numero de palabras de cada frase. Los sujetos podrían ser también ellos mismos con sus nombres para que estén más motivados y podríamos hacer también descripciones de ell@s.

    ResponderEliminar
  3. Yo opino como Silvia, que me parece genial empezar a trabajar tan pequeñines este tipo de actividades, precisamente porque tengo un grupo de 1º de Primaria y cuando hacen composiciones escritas o expresan alguna oración suelen juntar palabras. Yo también empecé llevando a cabo la diferenciación de palabras por diferentes colores, pero me basé en artículos, sustantivos, verbos y adjetivos. Me fue útil para contar palabras y diferenciar tipografía, aunque “palabra-imagen” me parece genial. Felicitaros por vuestro trabajo, es de gran ayuda.
    Montserrat Porras Borrego

    ResponderEliminar